Etiqueta: estres hipertension arterial

Estrés e Hipertensión Arterial

El estrés es y ha sido, parte de la vida del ser humano desde que éste empezó a existir. Se manifiesta mediante una reacción adaptativa que nos permite estar alerta ante determinada circunstancia. Sin embargo puede ser perjudicial si es que no lo sabemos controlar o no hacemos algo al respecto. Cuando se vive en esa constante, se producen ciertos fenómenos en nuestro organismo, tales como:
-Cambios bruscos de ánimo.
-Nerviosismo.
-Problemas de concentración y digestivos.
-Bloqueo del potencial creativo.
-Baja autoestima. Depresión.
-Disminución de la memoria.
-Falta de sueño.
-Aumento o disminución radical del hambre.
-Disminución del apetito sexual.
-Incremento de la presión arterial

La organización mundial de la salud considera que más de 490 millones de personas, padecen estrés y neurosis en el mundo. Entre 30 y 40 % de ellas relacionan el motivo de tensión con el trabajo.

Que es la presión arterial?

Es la fuerza ejercida contra las paredes de las arterias a medida que el
corazón bombea sangre al cuerpo.
Las lecturas de la presión arterial generalmente se dan como dos números. El número superior es la presión arterial sistólica, el número inferior es la presión arterial diastólica. Ejemplo.:
120 sobre 80, se escribe 120/80 mm Hg.
-Una presión arterial normal es cuando es menor a 120/80 mm Hg.

-Una presión arterial alta (hipertensión) es cuando es 140/90 mm Hg o mayor.
-En caso la presión arterial sea 120/80 o más, sin llegar a 140/90, se denomina pre hipertensión.

 

Si bien es cierto que muchos  asocian la actividad laboral con el incremento de los valores medios de presión arterial, atraviesen o no el umbral de hipertensión. Tenemos que ser conscientes que en estos tiempos, este hecho ya pasó a ser algo natural o normal, lo importante en este caso es que haremos al respecto.

Recomendaciones para disminuir la probabilidad de  desarrollo de Hipertensión Arterial.

 

– Una alimentación equilibrada refuerza el organismo. Tener en cuenta que algunos nutrientes intervienen

positivamente en la  concentración, la memoria, el rendimiento intelectual y el estado de ánimo. Tales como:
vitaminas del grupo B (tiamina,niacina, piridoxina, B12 y ácido fólico), vitamina E, determinadas sales minerales (potasio, magnesio y zinc),oligoelementos (litio, silicio,  selenio y cromo), y ácidos grasos esenciales.

– Disminuir el consumo excesivo de sales. Ya que el exceso es excretado por el cuerpo generando un estrés vascular y como consecuencia un aumento en la presión arterial. Lo recomendable es consumir no más de 6 g diarios (1 cucharadita ), siendo lo ideal ir disminuyéndolo. Se sugiere también acostumbrarnos a leer las
etiquetas de ingredientes y valores nutricionales.

– Evitar el exceso de alcohol y tabaco.

 

– La actividad física es fundamental.

Ya que  contribuye con el aumento de la secreción de endorfinas (neurotransmisor) mejorando el estado emocional y rendimiento intelectual (mejor circulación e irrigación  cerebral), disminuyendo así la presencia de prolongados estados de estrés, mayor tolerancia al dolor, mejoría de la flexibilidad y postura corporal, tonicidad muscular y como consecuencia de todo ello, aumento de la  autoestima.

 

 

– Respetar las horas de sueño.

Es fundamental para descargar las tensiones del día y recobrar la energía para lo que viene. Si se diera el caso, una buena siesta de por lo menos 10 a 15  min a media tarde es muy reparador.

 

 

 

 

Finalmente, toma la vida más ligera y sigue las recomendaciones, luego de un tiempo podrás observar como irá mejorando la tonicidad muscular, la piel y el cabello, pero sobre todo tu vitalidad.

Fuente: Sociedad Española de Hipertensión – Liga Española para la lucha contra la Hipertensión Arterial.